Realidad aumentada, realidad virtual y realidades mixtas. ¿Qué son y para qué sirven?

Realidad aumentada, realidad virtual y realidades mixtas. ¿Qué son y para qué sirven?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Explicamos las diferencias entre estas tres tecnologías que están íntimamente relacionadas y que pueden ser utilizadas en el sector de la arquitectura, ingeniería y construcción.

La investigación de las realidades extendidas (realidad aumentada, realidad virtual y realidad mixta) comenzó hace varias décadas. Sin embargo, no ha sido hasta el último año cuando empezaron a tener un impacto directo en los consumidores. En cifras de ámbito mundial, la inversión en estas tecnologías alcanzará a finales de este 2019 los 14.400 millones de euros y se prevé que se multiplique por diez en 2023. 

En BIMserver.center, plataforma mundial abierta de colaboración en la nube para proyectos de arquitectura, ingeniería y construcción utilizando formatos estándar abiertos, también hemos apostado por el desarrollo de estas tecnologías disruptivas para ofrecer a nuestros usuarios y clientes las mejores herramientas para que puedan llevar a cabo sus proyectos constructivos con mayor seguridad y eficiencia.

Por ello, y siendo conscientes de que todavía hay algunas dudas sobre las diferencias entre realidad aumentada, realidad virtual y realidades mixtas, vamos a explicar brevemente cuáles son las características de cada una de ellas y sus diferencias.

Realidad virtual

La realidad virtual es la tecnología que permite sustituir nuestro entorno por otro generado de forma digital. Para poder crear este nuevo entorno, la realidad virtual necesita normalmente de unas gafas de realidad virtual para poder llevarnos al nuevo lugar y vivir todo tipo de experiencias que suceden como si fuera la vida real. Esta tecnología se utiliza para crear mundos, entornos y realidades independientes del exterior con las que se puede interactuar.

Realidad aumentada

La realidad aumentada es la tecnología que nos permite superponer capas de información al mundo físico en el que nos encontramos. La principal diferencia que existe respecto a la realidad virtual es que no crea un entorno nuevo e independiente a la realidad, sino que crea contenidos virtuales que se aplican sobre el mundo real. Para utilizar la realidad aumentada, tan solo es necesario un teléfono inteligente con una cámara o una tablet y una aplicación de realidad aumentada. Aplicada al sector de la construcción, la realidad aumentada implica una serie de beneficios, como mejorar la comunicación entre los agentes, agilizar procesos, ahorrar costes, reducir errores y mejorar la productividad.

Realidad mixta

La realidad mixta, por su parte, es una tecnología más compleja que las dos anteriores y puede definirse como un híbrido de la realidad aumentada y la realidad virtual. En concreto, en la realidad mixta se fusiona el mundo físico con el mundo digital. Para ello, ofrece al usuario un mundo virtual, recreado sobre el mundo real, que nos permite interactuar con el primero sin evadirnos totalmente del segundo. Así, por ejemplo, cualquier objeto virtual colocado sobre un entorno físico recibirá información sobre el espacio real y su contexto, lo que hace que factores como la iluminación influyan en la percepción que tenemos de los objetos virtuales.

Estas tres tecnologías están llamadas a coexistir y complementarse porque ofrecen una experiencia distinta que puede ser atractiva para diferentes usuarios y que puede cubrir distintas necesidades según el sector en el que se aplique. Al respecto, el Informe XR: Radiografía de la realidad virtual, aumentada y mixta en España, elaborado por la Fundación Telefónica, detalla que el uso por sectores económicos de estas tecnologías en España es el siguiente:

Artículos relacionados