fbpx

Gas Radón: Qué es, dónde se encuentra y cómo protegernos

Compartir:

El radón es un gas noble derivado de la cadena de desintegración del uranio presente en el terreno de la península ibérica, capaz de filtrarse a través del terreno hasta la superficie diluyéndose en la atmósfera o penetrando en el interior de los edificios, pudiendo acumularse en espacios cerrados no ventilados.

La inhalación de radón por parte de los residentes puede llegar a causar cáncer de pulmón, siendo esta la segunda causa de este tipo de cáncer tras el tabaco.

Radón
Posibles vías de entrada del radón al interior de edificios. Fuente: Generador de precios

Presencia del radón en la península

Como hemos visto, el uranio es la fuente principal de la presencia de radón debido a su desintegración, por tanto la presencia de éste en el terreno es uno de los factores clave de la exhalación de del gas noble hacia la superficie. A continuación vemos la tabla de concentración en partes por millón del uranio en las principales rocas de la corteza terrestre.

Tipo de rocaConcentración de uranio (ppm)
Basálticas1.0
Granitos5.0
Arcillas3.7
Arenas0.5

Suelos con rocas como el granito o la arcilla presentan grandes concentraciones de uranio lo que provoca una mayor presencia de radón en superficie. Este no es el único factor que afecta a su presencia, sino que la permeabilidad del terreno es sumamente importante ya que de este parámetro depende la cantidad de radón pueda exhalar desde el terreno.

En España se ha elaborado un estudio para determinar las concentraciones de radón en cada municipio y así determinar las medidas de protección a aplicar en cada caso. Tras el estudio se han categorizado los municipios en las siguientes zonas:

  • Zona 0: Municipios en los que la presencia de radón no supone un peligro para la salud.
  • Zona I: Municipios en los que se ha estimado un nivel de radón presente en los edificios de P90 300 Bq/m³.
  • Zona II: Municipios en los que se ha estimado un nivel de radón presente en los edificios de P90 400 Bq/m³.

El percentil 90 de la distribución de radón en los municipios quiere decir que el 90% de los edificios tienen concentraciones inferiores al nivel de referencia de la zona (300 Bq/m³ para la Zona I y 400 Bq/m³ para la Zona II) y sólo el 10% tendrán una concentración superior a ese nivel.

El Becquerel (Bq) es la magnitud con la que medimos la actividad de la radiación producida por la desintegración del núcleo de cualquier elemento radiactivo, es decir, indica el número de desintegraciones por segundo del núcleo atómico, en este caso del radón.

Medidas de protección

El Real Decreto 732/2019, de 20 de diciembre, aprobó la modificación del código técnico de la edificación en la que se incluye el nuevo capítulo HS 6 – Protección frente a la exposición del radón dentro del Documento Básico de Salubridad.

Este nuevo documento recoge las medidas de protección que se establecen para las Zona I y Zona II:

  • Barreras de protección: Sistemas aplicados en la envolvente de los elementos constructivos, tanto verticales como horizontales, que debido a sus propiedades de estanqueidad impiden el paso del radón a través de ellas. Las barreras de protección pueden ser instaladas sobre el terreno y bajo el elemento constructivo o directamente sobre el propio elemento constructivo. Dispuesta de la primera forma, la barrera también puede servir como protección frente a la humedad.
  • Cámara de aire ventilada: Este sistema se basa en la extracción del radón contenido en el terreno sobre el que está asentado el edificio hacia la atmósfera antes de que penetre en el interior de los locales. Para ello bastará con dejar un espacio entre el terreno y los locales para, que a través de aberturas en los elementos constructivos, el espacio sea ventilado de forma natural o mecánica.
  • Despresurización del terreno: Este tipo de solución se basa en la extracción del radón directamente desde el terreno, antes de que emane hasta la superficie. Consta de una o varias arquetas enterradas (funcionando como elemento de captación del radón), un sistema de conductos y un extractor mecánico. De esta manera se genera una depresión en el terreno adyacente a la arqueta, lo que provoca que el gas fluya hasta ella y a través del sistema de conductos sea expulsado a la atmósfera.

Según la zona de concentración de radón en la que se encuentre el edificio de estudio, estas son las medidas a adoptar según la zona:

  • Zona I: Para esta zona con una sola medida será suficiente, debe disponerse una barrera de protección o, alternativamente, una cámara de aire ventilada destinada a mitigar la entrada del gas radón a estos locales.
  • Zona II: Para esta zona se deberá introducir dos medidas protectoras, en este caso la barrera de protección es obligatoria y como segunda instalación debe optarse entre introducir una cámara de aire ventilada o un sistema de despresurización del terreno.

Cómo afrontar el proyecto

Desde el blog de BIMserver.center os animamos a que os descarguéis la nueva aplicación CYPEDOC CTE HS 6, una herramienta de gran utilidad que permite la justificación de las Protección frente a la exposición del radón de manera muy simple, ayudándonos a conocer si el edificio de estudio pertenece a una zona de estudio, indicando las medidas de protección a diseñar y capaz de compartir toda la información con el resto de agentes intervinientes en el proyecto.

mm
Compartir:
mm

Alejandro Jorquera

Graduado en Ingeniería Mecánica y especializado en el diseño de Protección Contra Incendios. Amante del fútbol sala y la NBA, le encanta disfrutar de su tiempo libre con los más cercanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *